in

Más allá del ‘e-commerce’: los extraños negocios en los que Amazon está involucrado

Es increíble cómo Amazon ha evolucionado durante estos años y ha pasado de ser una tienda de libros online a un hipermercado repleto de productos, servicios a distancia y que incluso vende sus propios dispositivos y contenido. Pero el futuro de Amazon va más allá y está repleto de sorpresas. Repasamos algunas de ellas.

Cuando Amazon empezó en la segunda mitad de los años 90, era una sencilla tienda online de libros, discos de música y películas. Con el tiempo fue ampliando su catálogo y extendiéndose por todo el planeta. Hoy, según en qué país te encuentres, en Amazon puedes comprar cualquier cosa que puedas imaginar, desde vehículos de las principales marcas, muebles, alimentación, juguetes sexuales e incluso casas prefabricadas

No sólo eso. Amazon es mucho más que una tienda online, ya que cuenta con tiendas físicas y con negocios asociados como Goodreads, IMDb, Prime Video… Y qué decir de su gama de gadgets que incluye tablets, lectores de libros electrónicos, dispositivos para ver la TV e incluso altavoces inteligentes con su propia asistente virtual Alexa. Y cada vez son más populares los dispositivos Ring para proteger tu vivienda que incluso cuenta con una app para avisar a tus vecinos y que, por el momento, funciona sólo en USA.

Está claro que Amazon abarca muchos sectores y que su catálogo de servicios y productos es cada vez más extenso. Y esto implica que ofrezca sus servicios en ámbitos más que sorprendentes como algunos que repasamos a continuación.

Computación cuántica

La computación cuántica es algo de lo que se viene hablando en los últimos años y que pretende revolucionar la informática a todos los niveles. Para el usuario medio, la computación cuántica permitirá procesar información de una manera mucho más rápida, ejecutar cálculos a mayor velocidad, y si bien no tendremos ordenadores cuánticos en casa hasta dentro de varias décadas, las grandes empresas y centros de investigación los usarán más pronto que tarde.

Google e IBM son dos de los principales actores que luchan por ofrecer computadoras cuánticas, y por el camino, surgen otras empresas interesadas en que cualquier tenga acceso a ellas vendiendo la computación cuántica como servicio, lo mismo que ocurre en la actualidad con multitud de servicios en lo que llamamos comúnmente nube.

Dentro de su línea de negocio AWS, Amazon ha introducido el programa Amazon Braket, cuya página oficial ya puede consultarse en varios idiomas, entre ellos el español. Su propósito es aplicar la informática cuántica a nuestro día a día, pero, claro está, no es un servicio pensado para el usuario doméstico sino más bien para investigadores y científicos.

Hoy en día AWS ofrece servidores para almacenar datos, ejecutar aplicaciones y realizar distintas tareas a distancia. Con Amazon Braket traslada la computación cuántica a este tipo de servicios a distancia o en la nube con la ayuda de nombres importantes del sector como Rigetti, IONQ y D-Wave.

Drones para entregas

El proyecto Amazon Prime Air no es nuevo. Lleva gestándose desde 2013 y sus primeras entregas de prueba se realizaron en 2016. Y aunque todavía no nos beneficiamos de ello, está claro que en el futuro este proyecto será tan popular como los altavoces Echo, los lectores Kindle o las series originales de Prime Video.

Bajo el nombre Amazon Prime Air se quiere aprovechar la tecnología de drones para realizar envíos de paquetes y productos de manera automatizada. Es algo de lo que se lleva hablando años y una de las primeras aplicaciones en las que se pensó cuando surgieron los primeros drones. Sin embargo, hay mucho que depurar de esta idea.

En la actualidad, Amazon sirve productos con un día de diferencia. En algunos casos, incluso envía cosas en dos horas. Amazon Prime Air tiene el ambicioso objetivo de enviar paquetes en 30 minutos.

Desde los primeros modelos de drones hasta los últimos, de mayor tamaño y con un diseño más futurista si cabe, el proyecto sigue en su fase de pruebas en sus centros de Estados Unidos, Reino Unido, Austria, Francia e Israel.

Que este proyecto surque nuestros cielos dependerá de las regulaciones de cada país y de las futuras generaciones de drones en las que Amazon ya está trabajando.

Robots domésticos

Aunque tenemos una imagen de los robots con forma humanoide, los robots llevan años entre nosotros. Industrias como la automovilística fueron de las primeras en introducir brazos mecanizados para la fabricación de vehículos y de cualquier aparato o dispositivo electrónico. En la actualidad, se trabaja con la aplicación de robots en asistencia al usuario o en tareas de investigación o exploración.

Lo más parecido a un robot de ficción que tenemos en casa es el dispositivo para barrer que distintas marcas venden y que, en algunos casos, incluso ofrece la posibilidad de fregar el suelo con ayuda de agua o mopas especiales. Pero Amazon va más allá.

Ya en los años 60, los dibujos animados de Hannah-Barbera llamados The Jetsons en Estados Unidos y Los Supersónicos en estos lares, fantaseaban con la idea de robots domésticos que ayudasen en casa en tareas básicas. Pero quién sabe si habrá que esperar hasta los años 60 del siglo XXI para ver este sueño hecho realidad.

Como decía, desde primavera de 2018 se sabe que Amazon trabaja en un proyecto relacionado con robótica e inteligencia artificial con el fin de crear robots que ayuden en el hogar de manera automática, una evolución de los robots de barrer actuales y que realicen tareas más complejas integrando su asistente Alexa. Esto significaría que podríamos manejar el robot con órdenes de voz.

Sin embargo, el proyecto se mantiene bajo secreto y poco se sabe sobre él. Se dice que funciona con ruedas, que su nombre en clave es Vesta pero apenas se conocen sus funciones más allá de los rumores y deseos de muchos.

Energías renovables

La lucha contra la crisis climática empieza a contar cada vez con más aliados en empresas como Amazon. Ya sea por la presión social, por motivos empresariales o por convicción, Amazon se ha propuesto implementar una serie de medidas para que en un futuro cercano su huella en el planeta sea lo más sostenible posible.

Entre sus objetivos en este área, se encuentra el uso de energías renovables. En concreto, pretende emplear un 80% de renovables en 2024 y alcanzar el 100% en 2030. Además, pretende que su emisión de CO2 se reduzca a cero en 2040.

Por el momento, en 2017 Amazon colocó 50 instalaciones de techos solares en sus edificios, de ellos 37 en Estados Unidos, 12 en Europa y 8 en India. Y más recientemente, Amazon cuenta con dos grandes proyectos, como su granja de viento de Texas donde emplea más de 100 turbinas para aprovechar la energía del viento o sus futuras granjas solares en Illinois y Virginia.

Europa también se beneficiará de este tipo de instalaciones, y más concretamente Sevilla, España. Esta granja de energía solar producirá 149 MW y estará operativa durante 2020. El objetivo es proporcionar energía a sus centros logísticos y centros de datos de AWS.

Fuente: Hipertextual.es

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…

0

Comments

0 comments

El robo del siglo

Jar Jar Binks podría aparecer en la serie de Obi-Wan Kenobi