in

¿Qué fue de… Selma Blair, la estrella de ‘Crueles Intenciones’?

A principios de siglo su carrera prometía muchísimo, pero por algún motivo no ha alcanzado el estatus que se le auguraba. Repasamos dónde hemos podido verla recientemente y los golpes que le ha dado la vida.

En una de las películas más gamberras y reivindicables de la pasada década, ‘La cosa más dulce’ (Roger Kumble, 2002), Selma Blair (USA, 1972) protagonizó una de las escenas más surrealistas y salvajes jamás vistas en una comedia romántica ‘made in Hollywood’. Su personaje, una joven con un piercing en la lengua, acababa no se sabe cómo con la boca atrapada en el pene de su amante. Todo el vecindario, alertado por la noticia, acudía en su ayuda. También sus dos mejores amigas, encarnadas por Cameron Diaz y Christina Applegate, que encontraban la solución más esperpéntica para deshacer el entuerto: animarla a cantar el ‘I Don’t Miss a Thing’ de Aerosmith para relajar la garganta y así liberarse del falo magnético. El truco surtía efecto, y finalmente todo el mundo, policías, bomberos, enfermeras y hasta un rabino judío, cantaban felices el tema principal de la BSO de ‘Armageddon’.

Es una de las muchas secuencias memorables que Selma Blair protagonizó hace ya unos años, cuando su popularidad estaba en su punto más alto. Otros la recordarán por el beso lésbico que se daba con Sarah Michelle Gellar en ‘Crueles intenciones’ (R. Kumble, 1999), la película que la catapultó a la fama. Y otros, por acompañar a Reese Witherspoon en ‘Una rubia muy legal’ (Robert Luketic, 2001). Blair tenía un talento innato para la comedia, y aun así no se conformaba en su zona de confort: su película más exitosa fue una de acción y fantasía, la adaptación al cine de ‘Hellboy’ de la mano de Guillermo del Toro (2004). Por si alguien tenía dudas de su capacidad para quedarse anclada a nuestra memoria para siempre, ahí está su personaje en ‘Los sexoadictos’ (John Waters, 2004), la mujer con los pechos más grandes que haya conocido el cine comercial.

¿Qué ocurrió para que, poco a poco, Blair fuese desapareciendo de la primera plana del cine estadounidense? En realidad, poca cosa. Su matrimonio con Ahmet Zappa, hijo del emblemático Frank Zappa, no cuajó. La pareja se divorció en 2006 y más o menos fue ese el momento en que muchos le perdimos la pista, sin que una cosa tenga necesariamente nada que ver con la otra. En 2008 apareció en ‘Hellboy 2. El ejército dorado’ y entonces su actividad fue reduciéndose, con pocas de sus producciones llegando a las pantallas españolas. En 2010 inició una relación con el diseñador de moda Jason Bleick, y es que la actriz ha sido siempre una it-girl muy atrevida con sus outfits y looks y siempre a la última moda. Fruto de la relación nació en 2011 su primogénito, Arthur, que no nos cabe duda le ocupó mucho de su tiempo en aquel momento.

Pero podría haber otra razón para haberla visto algo alejada de la pantalla. En 2018, la actriz confesó a través de su cuenta oficial de Instagram uno de los peores golpes que le ha dado la vida: había sido diagnosticada con esclerosis múltiple. En la publicación contó que podría haber tenido los síntomas desde hace 15 años. Se encontraba en pleno rodaje de ‘Otra vida (Another Life)‘, una nueva serie espacial de Netflixco-protagonizada por Katee Sackhoff, que se estrenó en 2019.

Fuente: Fotogramas.es

HIT & RUN

La Nube – Film de terror